Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , ,

Como viene siendo costumbre, desde hace 24 años ya, se celebra en San Ciprián (San Cibrao para nosotros los autóctonos), la Fiesta del Erizo de mar. Esta fiesta de Interés Turístico se viene haciendo desde hace años y ha ido mejorando en organización con el paso del tiempo.

Desde hace cinco lustros, esta fiesta enfatiza encarecidamente la importancia que tiene este marisco en la comarca de A Mariña, y su pesca sostenible gracias a la correcta explotación que se lleva a cabo en nuestras costas.

Personalmente, conozco esta fiesta desde que era pequeño ya que a mi madre le encanta el erizo de mar y aprovechaba esta oportunidad para probar de primera mano platos a base de este marisco preparados por los restaurantes y taberneros locales. Recuerdo haber probado el erizo y decir que sabía mal. Mi paladar no estaba suficientemente desarrollado como para degustar aquel manjar que me ofrecían.
El ambiente de fiesta y acogedor que hay durante esos días, a mayores del que ya ofrece la población gallega al visitante, embauca rápidamente a uno para que súbitamente se encuentre sentado en una mesa y pidiendo una ración de erizos cocidos.

El primer plato a base de erizo de mar que me gustara fue la tortilla de erizo de mar. Una tortilla que no estaba seca, el huevo no estaba del todo cocido y se mezclaba con el erizo que le daba ese sabor a iodo tan característico. Recuerdo haber probado aquella tortilla en el Café-Bar Maruxaina, estando mis padres y mis tíos de Coruña.

Sin embargo nunca antes se me había planteado la ocasión ni, a decir verdad, había tenido el interés, de acudir a esta fiesta fuera de horario nocturno. Y ha sido para mí una revelación.

Habiendo hecho un año en la Escuela Superior de Turismo y Hostelería de la Universidad de Angers, conocí un poco más a fondo la organización de este tipo de eventos y decidí ir temprano, para acudir al Showcooking que tendría lugar alrededor de las 12h del 21 de Marzo de este año 2015.
Había avisado a una amiga que también quería ir y aunque algo reticente a ir tan temprano, (ya que la había citado -sabiendo que desde Viveiro a San Ciprián no hay más de 20 min en coche- casi una hora antes) accedió.

Cierto, llegamos con tiempo, y decidimos tomar un cafetín en el antes citado Maruxaina. Muy amables, como de costumbre, nos ofrecieron hasta un trozo de bizcocho con nuestro café. De allí nos dirigimos directamente a la carpa en donde tendría lugar el showcooking ya que debíamos coger sitio sentados de manera que pudiéramos disfrutar del evento y las distintas elaboraciones que se iban a ofrecer.

Maestra de ceremonias y en la mesa la representante de Turismo de la Xunta y el alcalde de San Cibrao

Llegamos justo en el momento indicado ya que segundos más tarde ya no quedaban plazas sentadas y la gente empezaba a amontonarse en el fondo de la carpa, de pie.

Enfrente de nosotros, la mesa en donde harían la presentación las autoridades.

En la mesa, un centro de mesa, varias copas y un Castro Baroña. Un vino amarillo pajizo con destellos verdosos, limpio y brillante, de alta intensidad, con aromas de melocotón y albaricoque pero también muy floral. En boca, delicado y goloso, presenta una gran potencia, muy persistente y con gran cuerpo y estructura. Probé por casualidad este vino con mis padres en el concurso de tapas de Viveiro unos 6 días antes.

Y a la izquierda, cuatro cocineros del grupo Nove y sus diferentes preparaciones estaban ya esperando a que diera comienzo el espectáculo.

Rafael Centeno dándole los últimos retoques a su primera tapa

Después de unas palabras por parte de las autoridades, dio comienzo el showcooking en el que intervendrían por orden: Pepe Solla (Restaurante Casa Solla – Poio), Rafael Centeno (Maruja Limón – Vigo), Yayo Daporta (Restaurante Yayo Daporta – Cambados) jurado de Top Chef y Alberto González (Restaurante Silabario – Tui).
IMG_20150321_120407
Empezó Pepe Solla a describir su primera tapa y su elaboración:
Erizo de mar crudo en salsa de pimentón agridulce con alga nori.

No estaba mal pero el pimentón cortaba demasiado el sabor del erizo de mar.

IMG_20150321_124551

Receta de Rafael Centeno:
Cremoso de erizo de mar con crema de puerro, cebolla, vino blanco y agua de mar sobre lecho de compota de manzana y apio

Suculento, el lecho de compota le daba al cremoso de erizo de mar una frescura y vitalidad que renovaban el paladar a cada cucharadita.

IMG-20150321-WA0009

.

.

Receta de Yayo Daporta:
Croqueta cruda de emulsión de aceite con pan frito y alga nori picada.

Buscando el sabor tradicional de una croqueta, Yayo se perdió un poco. Sin embargo tenía muy buen sabor y sorprendía con una presentación innovadora para ser una “croqueta”

IMG-20150321-WA0008

Receta de Alberto González:
Carpaccio de papada con gónadas de erizo de mar, hinojo, y vinagreta de tomate con contrapunto de tempura.

Sorprendente, la papada se mezclaba con el erizo de mar y dejaba un contraste de sabores muy agradable en boca.

IMG-20150321-WA0007

Receta de Pepe Solla:
Mayonesa al wasabi en sifón gratinada sobre gónadas de erizo de mar.

De algo que parece sencillo, Pepe ha hecho un aperitivo sensacional. La mayonesa de wasabi, suave, presente en sabor pero no tanto en picante, dejaba paso a la fuerza del iodo del erizo de mar.

IMG-20150321-WA0006

Receta de Rafael Centeno:
Erizo sobre “Roca” de algas en sifón con emulsión de soja, lima y naranja.

Totalmente sorprendente, una explosión de sabor al mismo tiempo que la sutileza del bizcocho roca dulce, se fusionaba con el aspecto salado del erizo de mar dando una sensación única orgásmica en el paladar. Para mí, la mejor.

IMG_20150321_133450

Receta de Yayo Daporta:
Guisantes con Jamón Ibérico al pil pil de erizo con crujiente de tempura.

Si bien antes nos deleitó con una innovación culinaria, me decepcionó esta simple tapa en la que guisantes y erizo de mar no acababan de congeniar totalmente.

IMG_20150321_134602
Receta de Alberto González:
Filloa con guacamole ají, gónadas de erizo de mar aderezado con zanahoria, escarola y alga wakame, sésamo y jugo de pimientos.

De no ser por el bizcocho de Rafael, y por el hecho de que la cebolla era demasiado potente, esta hubiese sido, a mi parecer, la tapa ganadora.

En resumen se puede decir que fue una experiencia muy enriquecedora, por las aportaciones de los cocineros como de los propios asistentes que respondieron a algunas de las preguntas de los cocineros (como el porqué de los diferentes colores de los erizos de mar: hay más de 700 especies y el color caracteriza a la mayoría de ellas), y muy amena ya que los cocineros también aprovecharon para hacer algunas bromas con el público asistente.

Ya desde el mediodía pero sobre todo por la noche, los restaurantes locales (Pizzería A Sombriza, Cervexaría O Encontro, Restaurante Boavista, Restaurante O Noso Lar, Mesón A Bodega, Pizzería O Trasgo, Bar Candal, Cafetaría LuscoFusco, Bar Maruxaina y Bar O Pulgas) también se sumaron a la cocina de este equinodermo.

Queda pendiente el repetir el año que viene…

Anuncios